DOBLEESE | Vivienda Ca’rabasseta
2028
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-2028,wp-custom-logo,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.6,side_area_over_content,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive

Vivienda Ca’rabasseta

.

ARQUITECTURA E
INTERIORISMO

TIPOLOGÍA | RESIDENCIAL
LOCALIZACIÓN | ALBALAT, VALENCIA
FECHA | EN CONSTRUCCIÓN
SUPERFICIE | 300 m2
CLIENTE | PRIVADO

 

Entre naranjos y con vistas al mar, Ca´Rabasseta es una vivienda unifamiliar aislada de 300m2 ubicada a escasos kilómetros de la ciudad de Valencia que pretende ser una oda a la maestría de diferentes técnicas constructivas y una reinterpretación de materiales cotidianos.

 

Se trata de una vivienda distribuida en dos alturas de planta rectangular donde la exención de pilares centrales ha permitido total libertad en la zonificación de los espacios. La planta baja destaca por ser un espacio diáfano y pensado para el disfrute de las zonas comunes con amplia comunicación visual. Las estancias privadas de la planta superior quedan rotundamente definidas por el juego de volúmenes que la arquitectura nos ofrece.

 

Icónico, elaborado e imperfecto es el material clave que identifica el diseño de esta vivienda en un entorno que quiere rozar la perfección. Lejos de la tendencia vigente que nos ofrece estandarización y mecanizado milimétrico de los materiales, el mortero rasgado que reviste la fachada y parte del interior es toda una declaración de intenciones: la defensa de la delicadeza y compromiso del trabajo hecho a mano. Una llana dentada y artesanía pura dan como resultado este revestimiento ranurado vertical, un trabajo que rinde homenaje a la época dorada del Gremio.

 

El juego de texturas del mismo material reviste todas las fachadas así como el muro perimetral de la parcela, conformando un curioso conjunto que entremezcla simetría con estudiada espontaneidad: por ejemplo en la línea de flotación de la piscina definida por el rasgado que, en combinación con los vidrios efecto espejo, proyecta su reflejo aumentando la paz que transmite el oasis. Cuando cae el sol, las luminarias decorativas de pared multiplican el impacto visual del mortero vertical.

 

La vivienda se compone en planta baja de cocina abierta al salón-comedor, sala de juegos y aseo de cortesía. En el vestíbulo de acceso, un rotundo muro icónico nos da la bienvenida. A continuación, un par de celosías realizadas con tramex lacado se erigen como protagonistas de la distribución de la planta. Espacios abiertos que descubren rincones donde el arte convive con la sobriedad de los materiales nobles. La sensación de espacio viene reforzada por los grandes ventanales, garantes de luz, que permiten una continuidad visual con la totalidad del jardín exterior.

 

El microcemento aplicado en pavimento luce orgulloso en toda la planta baja con un efecto texturizado, de nuevo un acabado inexacto queda plenamente armonizado en perfecto equilibrio. La cocina compuesta por una gran península combina materiales en efecto cobre y madera color negra con la integración de los electrodomésticos y el sistema Darwin para el desayunador. La altura libre existente permite incorporar una gran campana decorativa con doble funcionalidad capaz de iluminar toda la superficie de la barra y desahogar la zona de trabajo iluminada mediante carriles magnéticos de luz.

 

El salón de juegos que, gracias a una cortina acústica, puede aislarse del resto de espacios de la planta buscando una practicidad evidente a la vez que proporciona intimidad a ambos lados. La escalera que da acceso a planta primera nace con un pavimento porcelánico que busca romper la continuidad y permite identificar y destacar el peldaño de acceso a la misma continuando con el mismo microcemento anterior.

 

Bajo ella, un panelado de madera oscura incorpora en su interior dos estancias: un pequeño almacén y un aseo de cortesía revestido con un material cerámico marmoleado en color azul cobalto en el que sorprende un peculiar toallero suspendido de techo.

 

Ascendiendo por la escalera y a través de un gran ventanal se puede visualizar la zona privada de la primera planta. Destaca el pavimento vinílico en formato espiga junto con la gama cromática que inunda los espacios. La planta superior está compuesta por dos habitaciones, el lavadero, un baño completo y la habitación en suite. Cada una de las estancias dispone de mobiliario y decoración diseñada ad hoc , además de contar con puertas de suelo-techo y grandes vanos que permiten que la luz natural inunde cada una de ellas a la vez que ensalza la materialidad existente.

 

El baño, de evidente carácter juvenil, se diseña con un revestimiento-pavimento a través de una secuencia de líneas de colores como hechas a mano. En la pared opuesta, el revestimiento recuerda al ladrillo hueco utilizado en la construcción. La colección de mobiliario de baño efecto seda completa la gama cromática de la estancia.

 

A la habitación en suite se accede a través de un estudiado vestidor y permite acceder al baño principal a través de una gran puerta que se oculta tras él. Material gran formato y  el distintivo mortero rasgado revisten este espacio.  En el lado opuesto del baño se encuentra el dormitorio que goza de vistas a la huerta valenciana y al mar gracias al gran mirador que lo preside.

 

En el exterior, la superficie segmenta los espacios a través de la materialidad. Hormigón fratasado para el acceso de vehículos, zonas ajardinadas y una gran zona de césped artificial que culmina en la piscina revestida de gran formato. La zona de ducha exterior se plantea como un juego de tabiques entrelazados dispuestos de un modo escultórico y funcional.

 

En el extremo opuesto de la piscina aparece el cenador diseñado como un banco de obra que abraza la gran mesa exterior y que integra un pequeño almacén con un banco de apoyo y una jardinera elevada.

 

Un diálogo donde la arquitectura, el interiorismo y el paisajismo conectan entre sí para crear una vivienda de líneas simples, coherente e icónica. Una obra maestra.

Categoría

RESIDENCIAL